El Imperio que viene

Publicado: 22 octubre, 2011 en Sin categoría

Ilustración: Globaltimes

Los imperios alcanzan la auténtica eternidad cuando se clavan para siempre en el recuerdo de los humanos; se convierten en leyendas imborrables que los abuelos susurrarán a sus nietos a la luz del fuego. Pero las leyendas hay que fabricarlas. Así lo hizo Tito Livio en tiempos del emperador Augusto, contando a los cuatro vientos las hazañas de las legiones en su Historia de Roma. Y tantos directores de Hollywood que nos hicieron creer en alemanes, japoneses y soviéticos (y chinos también, por cierto) como reencarnación del mal, hasta que el terror islámico ocupó ese lugar en el ránking de taquilla.
Los chinos andan ahora reconstruyendo una visión emotiva de su país que les enorgullezca, pensando ya en el imperio que será. Buscan personajes cuya vida trascienda de la cerrazón idiota que les hizo perder la Revolución Industrial, su poderío, y soportar la consecuente derrota ante el invasor occidental primero, y el japonés después. Deben ser figuras eficaces, cuyo relieve disimule con discreción los devastadores efectos del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural; los iconos políticos, si bien sobreviven con cierta dignidad de fronteras adentro, no funcionan de cara a la galería internacional. El comunismo ya no es sexy.
Pero corren otros tiempos y la sintaxis cinematográfica ya es patrimonio global. Proliferan las grandes producciones que exaltan en clave hollywoodiense la gloria del despertar del dragón. Como dato pintoresco, el Estado echa una mano contra la pujanza de la cartelera comercial norteamericana, decretando la progamación en las salas de las películas patrióticas que recrean en los corazones los grandes hitos que subrayan el nombre de China: desde el nacimiento del Partido Comunista Chino en Shangai (ciudad del pecado, paradójicamente), hasta la epopeya vital del consagrado Mao, pasando por el sufrimiento del pueblo ante los sucesivos invasores.
Ip Man fue un gran maestro en artes marciales chinas que vivió a principios del siglo XX en la ciudad de Foshan. Su estilo de Kung Fu, el Wing Chun, y su vida, han pasado a la categoría de mitos por obra de varias superproducciones de impecable factura y discurso algo naïf. Este hombre pacífico heredó y desarrolló una técnica marcial basada en la contención de la agresividad y en la honestidad. El cine chino canta su vida y su lucha desde los inicios en Foshan hasta su huida a Hong Kong tras la invasión japonesa. El Ip Man del celuloide sufre y defiende a sus paisanos del infame extranjero. Desde sus puños, el Kung Fu chino derrota al Karate japonés y al Boxeo inglés (los primeros occidentales en violentar abiertamente sus fronteras). China vence en la ilusión del espectador y el pasado, pasado está.
Hoy Foshan alberga un museo con las reliquias de su héroe. Sin embargo, los habitantes de esta ciudad no son mundialmente famosos por su valentía. Hace unos días, una furgoneta atropellaba a una niña de dos años que cruzaba una calle de esta localidad. El conductor detiene el vehículo, comprueba que hay un cuerpo bajo las ruedas, aprieta el acelerador y volviendo a pasar por encima se marcha tranquilamente. Hasta dieciocho transeúntes rodean el cuerpo diminuto, en un charco de sangre, entre convulsiones, pero todos la ignoran, como si fuera una cucaracha recién pisada. Otro camión vuelve a pasar por encima de Yue Yue, que así se llama la víctima. Finalmente, Chen Xianmei, una mujer que andaba recogiendo basura, se hace cargo de la situación y retira a la niña de la calzada, salvándola probablemente de un tercer atropello. Toda la secuencia es grabada por una cámara de seguridad y el vídeo recibe cientos de millones de visitas en internet. Periódicos de todo el mundo se hacen eco de la desgracia de Yue Yue y la miserable actitud de los transeúntes en Foshan.
Pero el debate no sólo está en la impasibilidad de los transeúntes ante una niña agonizante a sus pies, también, y esto es inaudito, en el juicio a la mujer que se detuvo a socorrerla. Aún se pone en duda que sus intenciones no fueran obtener un beneficio o hacerse famosa. Increíblemente, la madre de la pequeña ha tenido que decir públicamente que Chen “es una buena persona” para acallar esas voces.
Ip Man pertenecía a una familia acomodada. Pudo disfrutar de ese tiempo de ocio tan necesario para reflexionar. Chen Xianmei recoge basura para sobrevivir; a la piedad se llega por caminos dispares. Los habitantes del Foshan cinematográfico se rebelan en pos de la justicia. Los reales dejan morir a una criatura de dos años sin inmutarse para no verse envueltos en problemas. ¿Cuánto de unos y de otros estará en los chinos que gobernarán el imperio que viene?

Pekin, 22 de octubre de 2011

Anuncios
comentarios
  1. sandra dice:

    El poder amarillo terminará por devorarnos. Y luego hablan del chauvinismo francés, aunque, por supuesto, es tremendamente diferente. Hay que asentarse, crear una cultura “vendible y admirable” antes de su invasión. He leído más noticias de niños dejados morir atropellados y otras tropelías… ¿harán películas de esas crueles realidades? Están muy bien las epopeyas, pero por todos es sabido que por lo menos la cuarta parte son ficción… y en un país que las necesita a toda costa, ni te cuento.
    No dudo que la vida diaria sea agradable, aunque creo que la contaminación es cosa fina, pero yo lo que veo, y seguramente (y ojalá así sea) es una dictadura.

  2. sandra dice:

    esto… fe de erratas. Última frase “y seguramente me EQUIVOQUE (me faltaba esa palabra, las prisas no son buenas). ¿Quien desea una dictadura? ejem…

  3. marielaparma dice:

    Excelente blog, con un contenido diferente para todos.
    Te invito a que conozcas mi blog, http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
    gracias!!! Ya faltan dos días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12. Saludosssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s