Venta de billetes

Publicado: 10 febrero, 2011 en sexo blando

Pasajeras a ninguna parte. Van sin ropas. Sin mirar. Van desnudas. Sin estar. Van descalzas.
En la madrileña estación de Chamartín, un puñado de mujeres calvas y ciegas caminan en formación de ataque hacia algún lugar indeterminado. Llevan el cuerpo marcado con extraños mensajes escritos sobre la piel y un corazón azul a la altura del hombro izquierdo, por encima del pecho. Aparentemente acaban de abandonar el andén y se dirigen hacia el exterior del edificio. Nadie sabe de dónde vienen ni a dónde van. Al parecer, son víctimas de algún tipo de vejación y denuncian su estado de desamparo mostrándose desnudas de esta manera. Como nota anecdótica cabe señalar el hecho de que algunos viajeros fueron tachados de conducta lasciva tras haberse detenido a leer el texto impreso sobre los cuerpos desprovistos de vestiduras. Acabado el rifi-rafe de malinterpretaciones, la policía municipal optó por recomendar a las presuntas agraviadas que tatuaran sus protestas sobre un brazo o sobre las pantorrillas y algo de muslo como mucho, con el fin de evitar deslizamientos impúdicos en las miradas del público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s