Maciza

Publicado: 11 noviembre, 2010 en sexo blando

Ven… ven, acércate, por favor. Mírame… ¿te gustan mis cejas? Y mis pómulos ¿qué dices de mis pómulos? Son adorables. Mis labios podrían oler a bebé, tersos y libres de cremas artificiales. ¿Te gustan mis caderas? Son perfectas. La falda tiene una caída espectacular. El relieve de mis glúteos casi se transparenta bajo la seda. No dejes que tus nervios te traicionen, no puedo escapar… Te dejo que mires todo lo que quieras. Ya sé que esta postura es algo provocativa, pero me apetece que mi cuerpo se muestre así, vestido como si fuese desnudo. Siento que mi peinado resulte tan poco natural. Eso tendrás que pasarlo por alto. El volumen moldeado sujeta las gafas y el sombrero, pero olvídate de hundir tu rostro en rizo alguno; comprenderás que la idea de poner pelo en la cabeza de un maniquí es una ordinariez. El plástico macizo siempre dió mejor resultado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s