Acero

Publicado: 4 noviembre, 2010 en verdades

Vivimos, y algo se queda atrás. Pero las piezas perdidas no lo están, perdidas, quiero decir. No lo están porque ocupan su lugar hiriendo la memoria nostálgica. Sin piezas perdidas no existiría el dolor que completa esa peculiar forma de ser de aquellos que tienen experiencia; serían niños eternos, enteros, completos y avejentados en una extraña progeria de imberbes ilesos que miran sin saber qué ven porque ningún reguero de sangre ha escrito palabras indelebles en sus recuerdos.
El rostro de los hombres hechos es un paisaje desapuntalado por las piezas que ya no volverán, un desván de la ternura que el desamparo provoca, y un acero inmune al dolor.

Anuncios
comentarios
  1. Sandra mir dice:

    Que sensibilidad tiene esta foto, y por supuesto las palabras q la acompañan. Enhorabuena por el blog

    • Cuéllar dice:

      Gracias Sandra!!
      Esa foto es Central Park, New York, primavera de 2000. De repente empezó a nevar y el viento dejó así la nieve sobre la hierba. Se me empañó la cámara y creo que por eso salió con ese velo.
      Me alegro de que te guste! Ánimo con esa barriga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s