El olvido

Publicado: 29 septiembre, 2010 en verdades

Llega el olvido, como un resol que en un descuido arregla una tarde de tormenta. Llega como el frío, cuando se es olvidado, pero arrasa como un nuevo día cuando el que olvida limpia el lastre de lo imposible.

El olvido tiene capítulo propio en los repertorios íntimos de las generaciones de humanos. Se presenta oscuro o luminoso, pues comparte dependencias con el sueño y la muerte en las fronteras del “ser”. Muy cerca de la vida sin estrenar, fabrica una conciencia recién nacida como una pequeña resurrección que ocurre de repente. Luego, en los nuevos días, el pasado pervive colgado de una pared, convertido en óleo épico y prescindible, en un cuento de niños que el volumen del televisor entierra sin querer.

El olvido protege del recuerdo enfundándolo en una pequeña historia inofensiva, de la que no se sabe si fue verdad o leyenda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s